• COPA DEL MUNDO ITU SALINAS

    Quince pasos antes de lanzarnos al Pacífico. Como de costumbre reniego de un punto de velocidad sobre la arena por asegurar un control que me evite caer y regalar segundos en un momento vital como la salida. Y eso me hace dar las primeras brazadas bastante atrás. Busco hueco y lo encuentro por la derecha. Desde ahí partían los mejores nadadores y hacia ahí me fui en busca de su estela.

    Dudo que haya muchos triatletas por detrás de mi, pero me centro en explotar el hueco que he encontrado sin perder la calma. No hay secretos, el comienzo de la natación significa poner nuestro 100%. Más si cabe en distancia sprint. Nadando plano, con frecuencia y más frecuencia gano posiciones hasta sentirme en situación privilegiada incluso antes de la primera boya. Demasiado rápido hasta para un optimista como yo. Giro la boya por dentro entorno a la sexta posición, desde ahí ya no me separaré del gran David Castro. Como en los viejos tiempos en Alemania, pegados casi como para poder besarnos pero sin siquiera rozarnos y menos aun molestarnos.
    Con la sensación del trabajo bien hecho en el agua, mi cabeza pasa a visualizar la transición y el ciclismo. Seis Copas del Mundo ITU y las seis abandonando el agua en el top 10. Un buen dato que puede no valer de nada si no seguimos luchando. En la transición toca sufrir, por el habitualmente frenético y tenso cambio de disciplina que decide pruebas y hoy además por mi renqueante pie. Corro como puedo, pierdo algunas posiciones y me subo a la bici tras Grajales (MEX) y Hollaus (AUT).

    No miro atrás pero sé que la natación no ha conseguido romper demasiado el grupo. Se está formando un grupo delantero de una docena de unidades y estamos unos diez segundos retrasados. Si el comienzo de la natación es sinónimo de dar absolutamente todo, ponme ahora un 120% para la T1 y los primeros kms de ciclismo. Las piernas responden, la cabeza vuela y así contactamos con la cabeza antes de dos kms. Desde ahí el ritmo frenético da un claro respiro y muchas más unidades llegan a este primer grupo.

    Los veinte kms planos de ciclismo conjugan por igual la esquizofrenia del asfalto roto y piedras sueltas con la tranquilidad y buen rodar de la parte con asfalto liso cual moqueta. En la primera mitad agarramos el manillar con todas nuestras fuerzas y casi cerramos los ojos esperando que la bicicleta no se desintegre. Mientras que en el final de cada vuelta disfrutamos de la velocidad y el buen piso. En ambas superficies se producen intentos de fuga que hoy no tienen destino feliz.

    El único picante del menú es la lucha por encabezar el grupo en la segunda transición, tarea en la que vuelvo a reprobar a sabiendas de su vital importancia. La mala colocación en la entrada de la T2 la suplo calzando veloz las zapatillas y saliendo a correr en otro esfuerzo del 120% durante el primer km. Rápido localizo a David Castro y a él me sueldo sabiendo que llegaremos hasta la punta de la carrera.

    Lo hacemos antes de completar el primer mil. Somos doce atletas en cabeza, pero el sobreesfuerzo para conectar me hace rezar para que el grupo se rompa en dos y encontrar un ritmo un poco más liviano. Y pasa, pero a medias. Sólo Danilo Pimentel (BRA) pierde contacto. Estoy tras él y me quedo sin respuesta ni fuerzas para reaccionar y volver al grupo. El top10 se escapa entorno al primer km y medio. Pero hemos venido a luchar. Contra el dolor de cuerpo y mente ante el fuerte ritmo y contra el dolor de mi maltrecho pie. Cada zancada es una pequeña tortura. Me engaño diciéndome que pasará si me concentro (¿¿más??) -"Llevo tres meses silenciádote para llegar a esta prueba. Vamos, tres kms más y en serio que empiezo a tratarte y descansar"-

    Ecuador de carrera a pie. Me alcanzan Bicsák (HUN) y Hollaus (AUT), me sueldo a ellos... un km. El cuerpo solo pide clemencia desde ese km inicial de sobreesfuerzo, pero consigo apañarme para seguir peleando en un buen ritmo. No quiero ni mirar atrás. Hacia delante veo que Pérez (MEX) pierde contacto con el grupito que me precede ¡A por él! Últimos cuatrocientos metros, lo supero y cruzo la meta en 13ª posición. Buf, no sé si estoy más contento por el resultado o por terminar con la agonía del pie. O por la victoria de David Castro y el magnífico 5º lugar de Antonio Serrat, ¡enormes!
    Había trabajado con la expectativa de algo más, pero estoy contento con la lucha tal y como ha ido la carrera. El quinto top14 en las seis Copas del Mundo ITU que he disputado en mi vida. Seguimos en la buena linea, sin prisa pero sin pausa. Esto no se para. #Lume!

    Aquí los resultados completos de la prueba.
  • MI ENTRENADOR

    José es mucho más que un entrenador. Lo que se suele decir un consejero, un padre, un amigo. Además de conocer como nadie sobre el entrenamiento y el rendimiento, su punto especial es el día a sía a su lado. Una mirada es suficiente para que sepa lo que estás viviendo y lo que necesitas. Es un orgullo poder seguir creciendo a su lado.

    ADDRESS

    SHIS QL 16 Conjunto 5 Casa 18.
    71640-255. Brasília. DF. Brasil

    LG Piñeiro De Villestro 38. 15896-Santiago De Compostela. Galicia

    EMAIL

    antonruanova@antonruanova.cc
    antonruanova@gmail.com

    MOBILE

    Only Whatsapp
    +34 656 914 531