• LA MEJOR LIGA DE TRIATLON DEL MUNDO


    France Grand Prix, la mejor liga de triatlon del mundo. Cinco etapas, distintos formatos y distancias. Dieciséis equipos masculinos y trece femeninos que luchan por enfundarse el maillot tricolor de Francia como campeones. Pero, ¿qué hace tan especial al Grand Prix? Profesionalidad, reconocimiento, prestigio, innovación, competitividad, espectacularidad, emolumentos y buen ambiente.

    Profesionalidad. Lo recuerdo como si fuese ayer. Mayo del 2009. Recién fichado por el entonces humilde equipo recién ascendido, Saint Jean de Monts, me desplazo hasta Dunkerque para bautizarme con la élite mundial. El manager me recoge en el aeropuerto. Fuera nos espera el resto del staff técnico y la furgoneta del club. Decorada con los colores de los patrocinadores y con los nombres de los catorce corredores que formamos el equipo élite. Una pequeña ONU: franceses, rusos, americanos, aussies, italianos, checos, húngaros, kiwis,... Ya en el hotel, una bolsa nos espera a cada uno sobre nuestra cama. Ropa de entrenamiento y competición, de ciclismo y de carrera a pié, de invierno y de verano. Un par de zapatillas. Toalla... Todo con los colores azul y amarillo del St. Jean de Monts.

    Reconocimiento. Debidamente equipados, todos con los mismos colores, nos disponemos a conocer los circuitos para la carrera del día siguiente. Las risas y el buen ambiente dominan el fin de semana. El "inglés-afrancesado" es el vehículo con el que nos comunicamos. Incluso puro francés durante el briefing del equipo donde exploramos la táctica para la carrera. Desde el primer minuto en el aeropuerto, con cada detalle, nos sentimos reconocidos. Tan valorados que nos creemos en un equipo grande de cualquiera otro deporte de los llamados de masas.

    Prestigio. Día de la prueba. El staff se encarga de preparar nuestras bicis, llevar las mochilas. Calentando se advierte la magnitud de este evento. Por un lado, los compañeros: campeones del mundo, medallas olímpicas. Por otro la organización: cámaras de televisión grabando y haciendo entrevistas, zona de atletas con todo lujo de detalles, y público, mucho público. A boxes entramos los cinco componentes del equipo juntos. El capitán firma en la hoja de unos protagonistas árbitros que lucen publicidad en sus uniformes. -"No se te ocurra hablar con ellos. Cualquier problema lo habla con ellos el manager. Te pueden descalificar"- Amplios boxes separados por equipos. No se deja nada al azar. Cada uno está decorado con los colores y patrocinadores de cada club.

    Innovación. Zona de salida. El pontón separado por clubs. Por orden segundo el resultado del pasado GP somos llamados para escoger lugar. El gorro de distinto color segundo el equipo, ayuda a situar la carrera a los espectadores. Los recorridos siempre espectaculares. Desde el año pasado, el tradicional formato de triatlon sprint se compagina con pruebas mini-sprint de relevos o contrarreloj por equipos. Siempre repensando en pos del espectáculo.

    Competitividad. Y debería añadir aprendizaje. Cada carrera en Francia es una clase maestra. Nataciones estrechas, con boyas cercanas, en mar, canal o río. Y golpes, muchos golpes. Máxima concentración. Como dice el conocido presentador: si pestañean se lo van a perder. Si yo pestañeo, pierdo siete u ocho posiciones. Tras superar el primer embudo, me relajo y disfruto sintiendo la presión del resto de triatletas por progresar. Últimas brazadas antes de tocar tierra. Otro momento crucial. Aunque, ¡qué demonios!, aquí cada segundo es crucial. La transición es siempre a cara de perro. Corazón saliendo por la boca y nervios de cristal para realizar bien el cambio. Ciclismo sinuoso: rotondas, curvas, estrechamientos,... Y mucha mucha velocidad. Los segundos de frenada antes de cada curva son el único respiro dentro de esta tortura de 20 km.

    Espectacularidad. Últimas pedaladas. Al ritmo frenético se suma la tensión para hacer una buena transición. Frenazos en el último segundo, acelerones para progresar, toques. Nos desabrochamos las zapatillas aguantando el equilibrio apoyándome en el codo de otro triatleta dentro del pelotón. Piel de gallina. Adrenalina para despegar del asfalto en el último segmento. La lucha por entrar bien colocado en la T2 es un reflejo de la vistosidad del Grand Prix. A tope desde el primer al último metro, peleando hombro a hombro con extraterrestres como los Bronwlee, Gómez, Murray, Justus, Vidal. Hauss, Brukhankov, Kahlefeldt, Silva,...

    Emolumentos. Todo está grabado por las cámaras de Sport+. La televisión y la cultura de deporte que reina en Francia, que no de ídolos como sucede en España, hace posible que los triatletas veamos bien recompensado nuestro esfuerzo. Bien a través de primas por resultado, fijo por salida, o una combinación de ambas, uno pelea cada puesto sabiendo que el premio económico nos puede salvar el mes. Con todos estos ingredientes, normal que mi garganta saboree sangre. Mis piernas no saben ir más rápido. Y aun así me veo de tropecientos dentro de una larga fila. No pierdo la calma, la escasas diferencias hacen que puedas progresar rápidamente si tienes fuerzas, o si eres capaz de expandir un poco más el umbral de sufrimiento. 5 km de vértigo que culminan cincuenta y tanto minutos de puro triatlon.

    Buen ambiente. La clasificación del GP es por equipos, puntuando los tres mejores de cada club. La lucha por el título es voraz, pero nos más que en la parte baja de la tabla. Los tres peores equipos descienden a la segunda división (D2). El carácter colectivo torna la competición más sana. Los equipos te hacen sentir en familia. El buen ambiente, sin restar un ápice de competitividad, domina cada fin de semana del GP. Eso por no hablar de la última prueba, donde una gran fiesta con todos los partícipes de este espectáculo es casi tan ineludible como la propia carrera

    La mejor liga de triatlon del mundo: "Bienvenue au Grand Prix", pasen, luchen y disfruten.
  • MI ENTRENADOR

    José es mucho más que un entrenador. Lo que se suele decir un consejero, un padre, un amigo. Además de conocer como nadie sobre el entrenamiento y el rendimiento, su punto especial es el día a sía a su lado. Una mirada es suficiente para que sepa lo que estás viviendo y lo que necesitas. Es un orgullo poder seguir creciendo a su lado.

    ADDRESS

    SHIS QL 16 Conjunto 5 Casa 18.
    71640-255. Brasília. DF. Brasil

    LG Piñeiro De Villestro 38. 15896-Santiago De Compostela. Galicia

    EMAIL

    antonruanova@antonruanova.cc
    antonruanova@gmail.com

    MOBILE

    Only Whatsapp
    +34 656 914 531