• PREPARANDO LA AVENTURA

    Nuestro sueño continúa por el otro lado del mundo. Tras ese tan inusual como gratiicante primer día de año en la afamada arena de Bondi Beach, nos dirigimos a un, ya familiar, aeropuerto doméstico de Sydney. Ya no nos sorprenden los escasos controles para los vuelos interiores donde la tarjeta de embarque es el único documento requerido. Caso aparte es la entrada en el país, cuidadosemante detallada con especial mención a la cuarentena de determinados alimentos para proteger la diversidad de su ecosistema. Lo cortés no quita lo valiente y en estos registros se minimizan las molestias de los viajeros con la infinita amabilidad y educación de los australianos.

    Nueva parada, Brisbane. Repetimos máquina cambiando el color. Esta vez la potencia de nuestro Ford Falcon XR6 se muestra en gris ante nuestros ojos. Disponemos de poco tiempo para conocer la capital del estado de Queensland. Como reza en las matrículas de sus autos, the sunshine state. Recorremos parte de sus entrañas en un paseo en barco por el río que da nombre a la ciudad; y regresamos caminando por su centro neurálgico. No hay tiempo para más. 450 km nos separan de Hervey Bay y de nuestra última aventura por estas tierras. Desde ahí partiremos en ferry con destino Fraser Island. Tenemos por delante tres días en la isla de arena más grande del mundo. Esta tarde nos aprovisionamos con los víveres necesarios y nos hacemos con el todoterreno que nos transportará por los exigentes caminos de la isla. Un par de tiendas de campaña y utensilios para cocinar completan nuestro equipo.

    Como es habitual en estos lares nos previenen y re-previenen de los amplificados peligros que nos podemos encontrar. Dingos (especie de lobo aussie), imposibilidad de baño en el mar por la compañía de diversas medusas y tiburones; pero sobre todo los peligros de conducir por sus complicados "caminos" de arena. Exagerados avisos que nos ayudaron a no desarrollar en exceso nuestro gusto por el riesgo.

    Estamos preparados, ...o eso pensábamos. En los próximos días vamos a echar algo en falta, mucho en falta.

    Antón Ruanova
  • MI ENTRENADOR

    José es mucho más que un entrenador. Lo que se suele decir un consejero, un padre, un amigo. Además de conocer como nadie sobre el entrenamiento y el rendimiento, su punto especial es el día a sía a su lado. Una mirada es suficiente para que sepa lo que estás viviendo y lo que necesitas. Es un orgullo poder seguir creciendo a su lado.

    ADDRESS

    SHIS QL 16 Conjunto 5 Casa 18.
    71640-255. Brasília. DF. Brasil

    LG Piñeiro De Villestro 38. 15896-Santiago De Compostela. Galicia

    EMAIL

    antonruanova@antonruanova.cc
    antonruanova@gmail.com

    MOBILE

    Only Whatsapp
    +34 656 914 531