• GRAND PRIX DE TOURS

    Aeropuerto Charles de Gaulle, París. Me encuentro en un hotel preparado para pasar la noche previa a mi regreso a Madrid. A mi lado mi compañero de equipo Alfred Tòròk, su hermano Daniel, su amigo compatriota húngaro Peter Bajai y el escoces David MacNamee. Cada uno emprenderá camino a su casa en unas horas, nos encontramos cansados, pero antes de dormir, entre ilusionados y relajados, departimos sobre el Grand Prix de Tours que acabamos de correr, sobre la etapa del Tour de Francia donde Contador dispara al llegar victorioso a la meta, sobre nuestras vidas,... Entre ilusionados y relajamos departimos.

    Está a punto de finalizar un gran fin de semana. Francia me sienta bien. Me sienta bien porque me siento importante y pequeño. Importante dentro de un equipo humilde que lucha por no descender de la máxima categoría; y pequeño dentro de una linea de salida llena de figuras, de triatletas de renombre y relumbrón con los que siempre quise poder correr. Me sienta bien porque la vitalidad del triatlón en Francia me hace sacar todas esas cualidades de las que no suelo hacer demasiada gala a diario: agresividad, ambición, concentración, superación. Me sienta bien porque cierro los ojos y me siento privilegiado de poder encontrarme allí, en buen estado físico y con enorme ilusión de dar lo mejor de mi. Y me sienta bien porque somos un equipo de amigos, donde reina el buen ambiente, las bromas y las ganas de hacerlo bien.

    Casi sin darnos cuenta nos encontramos en la salida, el pontón hundido y el agua sobre nuestras cinturas. Al más puro estilo francés, donde gana el más listo. La natación sin neopreno la hace algo más limpia. 400 metros hasta la primera boya y ya pasamos lo peor, ¿o quizá acaba de comenzar? Nos situamos y vemos el corte ya inevitable de los 8-10 primeros. Toca apretar. Al final salimos de 16º, pocos metros nos separan del grupo de elegidos pero tras unas pocas pedaladas sabemos que ya no será posible.
    Dos vueltas para que se forme el grupo perseguidor, somos 40 animales luchando por cada metro, por cada segundo. Después de mucho esfuerzo conseguimos situarnos en la parte delantera del grupo, el sufrimiento se reduce a la par que sube la adrenalina. Toca defender la buena posición en cada curva, en cada metro. Parece la carrera de Moto GP que justo a la hora de la carrera se está disputando en Alemania. Somos Lorenzo, Rossi y Stoner, pero aquí no nos podemos caer.

    La lucha sube para llegar a la transición en buena posición. Nos sentimos con confianza y vamos a luchar hasta el final. Ya corremos. Vamos hacia adelante hasta que en el 2500m parece que se acaba la alegría. Nos alcanzan Sander Berg y Cesc Godoy, y a ellos nos pegamos buscando el final. Pasamos a algún ilustre, Poulat o Halverson ya están por detrás. Nuestro presidente Eric nos recuerda que hay que pelear hasta la meta.
    Puesto final 31. Puesto final por equipos 9!!! Eramos los 16º y últimos antes de esta carrera. Hemos dado el primer paso para la salvación. Impresionante. Impresionante  carrera y resultado. Impresionante fin de semana.

    "La satisfacción es la única señal de la sinceridad del placer" André Guide

    Antón Ruanova
  • MI ENTRENADOR

    José es mucho más que un entrenador. Lo que se suele decir un consejero, un padre, un amigo. Además de conocer como nadie sobre el entrenamiento y el rendimiento, su punto especial es el día a sía a su lado. Una mirada es suficiente para que sepa lo que estás viviendo y lo que necesitas. Es un orgullo poder seguir creciendo a su lado.

    ADDRESS

    SHIS QL 16 Conjunto 5 Casa 18.
    71640-255. Brasília. DF. Brasil

    LG Piñeiro De Villestro 38. 15896-Santiago De Compostela. Galicia

    EMAIL

    antonruanova@antonruanova.cc
    antonruanova@gmail.com

    MOBILE

    Only Whatsapp
    +34 656 914 531